5. ¿Prudencia con los nuevos métodos docentes?

No cabe duda de que estamos hablando de cambios muy importantes en nuestros métodos docentes. Sin embargo, con los métodos tradicionales no nos ha ido tan mal. Quizá deberíamos ser prudentes, no vayamos a estropear algo que funciona bien.

Efectivamente, los métodos tradicionales llevan siglos de vigencia. Sin embargo, las propuestas innovadoras de las que estamos hablando tienen unos fundamentos teóricos y experimentales de más de un siglo de antigüedad.

Nuestra respuesta a la cuestión es la siguiente: aceptamos que no lo hemos hecho tan mal, si con ello reconocemos que estamos sobre una magnífica plataforma de lanzamiento para mejorar la calidad de nuestra docencia. Por el contrario, si al afirmar que no lo estamos haciendo tan mal, lo que pretendemos es quedarnos a vivir en la plataforma de lanzamiento, entonces ponemos sobre la mesa los siguientes argumentos en contra de la calidad del sistema tradicional.

El rendimiento académico de nuestro sistema universitario es muy bajo (especialmente bajo en el caso de las ingenierías). Son muchos los alumnos que no acaban la carrera, y muy pocos la que la acaban en el tiempo previsto. No deja de ser curiosa esa prolongada discusión sobre la duración adecuada de los futuros títulos de grado (¿deben ser tres o cuatro años?), cuando la cruda realidad es que la duración media de los estudios de ingeniería técnica es superior a los 5 años, y la duración media de los estudios de ingeniería es de unos 7.

La empresa española, que en buena medida se nutre de titulados de nuestra Universidad, está a la cola de Europa en innovación, y en inversión en I+D.

Si bien la investigación científica en España a mejorado en cantidad, no lo ha hecho significativamente en calidad e impacto (seguimos lejos de los niveles de los países que deben ser nuestra referencia).

Y lo más preocupante desde nuestro punto de vista, los recién titulados en España son los últimos de Europa en predisposición emprendedora. Este ranking se elaboró en base a un cuestionario en que la pregunta clave era: “Ahora que has acabado la carrera, ¿contemplas la posibilidad de crear tu propia empresa?”

En resumen, el sistema tradicional ha producido los mejores titulados porque es el único sistema que existe. Se sabe muy bien que las personas pueden aprender, a pesar de que el sistema de enseñanza no sea el más adecuado. Sin embargo, parece obvio que el margen para la mejora es muy grande. La cuestión clave es: ¿no somos capaces de conseguir algo más de nuestros alumnos y alumnas? Nuestra respuesta es: Si, pero tenemos que cambiar la metodología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: